READING

Mujer Libre y Capaz de Ser Ella Misma

Mujer Libre y Capaz de Ser Ella Misma

“La muerte de las jóvenes argentinas Marina Menegazzo (21 años) y María José Coni (22), ocurrido hace un año en Montañita (Santa Elena), ha generado el debate sobre la igualdad de género y la violencia contra las mujeres. Con cartas y mensajes difundidos en redes sociales, diversas personas y agrupaciones feministas han tomado el caso como una bandera de lucha” Extracto Diario el Comercio, Feb. 2016.

Argentinian women killed in Ecuador 

“Te pido que por mí y por todas las mujeres a quienes nos callaron, nos silenciaron, nos cagaron la vida y los sueños, levantes la voz. Vamos a pelear, yo a tu lado, en espíritu, y te prometo que un día vamos a ser tantas, que no existirán la cantidad de bolsas suficientes para callarnos a todas” Guadalupe Acosta.

Día Internacional de la Mujer, 08 de Marzo, desde las 6 a.m., un sin número de felicitaciones y mensajes llenan las distintas redes sociales, nuestros smartphones parecen saturarse de coloridos “slogan”, y en todos ellas el mismo tono: ¡FELIZ DIA DE LA MUJER!

Sencillamente: ¡Este no es un día para festejar! ¡Es un día para recordar y para reflexionar! La excusita de la flor, el mensaje de esquela o la cenita casi obligatoria no nos redime de la injusticia de género que a diario vivimos las mujeres, en realidad, la empeora.

Todo éste aparente reconocimiento me lleva hacia algo más grande que el placer de sentirme importante por un día. Pienso en realidad que inconscientemente nos felicitan porque “HEMOS LOGRADO SEGUIR ADELANTE A PESAR DE SER MUJERES”. Nada más machista, feminista e ignorante. Ya que ser MUJERES NO ES UNA MINUSVALIA a la cual sobreponerse para salir adelante. Eso lo dejo a una persona que tiene una condición inherentemente discapacitante y triunfa sobre ella. Ser mujer no es algo digno de compasión.

Si felicito a una mujer es porque es inteligente, luchadora, creativa, o en general por ser una gran persona en algún sentido. ¿Y quién de nosotros podría juzgar quien es o no una gran persona?

Los días se han convertido simplemente en excusas. En oportunidades para quedar bien un rato. En ferias de consumo. El día de la madre, por ejemplo, suele ser una excusa para tomar con los amigos en la casa “en honor a mamá que tanto quiero”. El día de la secretaria, como todo el mundo sabe, no es más que una oportunidad para la lascivia de muchos “jefes”. Semana santa: vacaciones chiquitas para una rumba de varios días. En fin: podría seguir enumerando cada uno de los días de año.

En este día, como en todos los días, yo quiero reflexionar acerca de la mujer, la madre, la hija, la hermana, la trabajadora, la aventurera, la poeta, la escritora, la pintora, la deportista, la cantante, la política, la loca, la introvertida, la fanática y la pacífica, pero sobre todo quiero reflexionar sobre LA MUJER LIBRE Y CAPAZ DE SER ELLA MISMA.

Celebrating women

¿Qué tal si retomamos el verdadero sentido de las cosas? Todo el mundo siempre habla de hallar nuevos significados cuando en realidad ni siquiera nos importan los antiguos.

No podría empezar imputando al sexo masculino por la condición en la que HOY coexistimos las mujeres, ya que definitivamente este “tiempo” es nuestro “tiempo”, nada puede limitar nuestra libertad más que las barreras de nuestra “propias creencias”.

Me conmueve escuchar a las mismas mujeres decir: no puedo, no debo, que dirán mis amigos, que dirán en la Iglesia, que dirá la sociedad, eso no es para nosotras, no viajes, no pienses, no sueñes, no te excites, no desees, cuidado con divorciarte, pero sobre todo ten cuidado de “quedarte sola”; hemos adoptado el término soledad como el “fracaso absoluto” porque aprendemos desde nuestra concepción esa vieja y peculiar historia de que no hay vida normal sin un matrimonio o una relación que para nuestro presente ya no importa si es feliz o no.

Pero, hay algo que aprendí por mi cuenta y que es lo único que puedo compartir, se les olvidó decirnos que hay otro camino: “El sendero del amor propio”; muchos podrán opinar que es un cliché de la “nueva era del autoconocimiento”; pero definitivamente quien no lo vive, quien no está dispuesto a soltar “sus verdades” para dar paso a “otras verdades” vivirá en la ignorancia y en el egoísmo de sus propios pensamientos.

No estamos para cumplir gustos o expectativas de nadie más que las nuestras, no tenemos por qué hacer algo que no queramos por quedar bien. Mireia Darder en su libro “Nacidas para el Placer” nos dice que: La mayoría de las mujeres anteponemos todo lo demás a nosotras mismas […]: los hijos, la pareja, los padres, los estudios, el trabajo, la limpieza, las comidas, la lavadora… Nuestros deseos suelen ir en último lugar. Creo que muchas hasta carecemos de deseos, ya no sólo eróticos, sino de cualquier clase. Cuando nos olvidamos de nosotras mismas, difícilmente nos queda espacio para el placer.

PleasureWomen'sDay

¿Y qué pasa con nosotras cuando hablamos de PLACER? Seguramente la mayoría, por no decir el 99 % de las mujeres aún creemos que expresar libremente nuestras opiniones, sensaciones, deseos, emociones, etc., nos hace “LIBERTINAS” (por usar términos sutiles con el público en general). No me he encontrado en un grupo de mujeres, incluyéndome a mí misma que no haga juicios de valor al respecto.

Es tiempo de cambiar la “mirada de género” que nuestra sociedad ha construido respecto a la mujer, entendiendo también que existe en nosotros mucha responsabilidad con ésta realidad. Pero lo más gratificante de todo, es que debo decirles que: no estamos en manos del resto, no estamos en manos del gobierno, no estamos en manos de nuestra familia, de nuestros hijos, de nuestros trabajos, de la sociedad en general. La revolución empieza desde NOSOTRAS MISMAS, y hoy contamos con muchas más herramientas y libertad que aquellas mujeres sometidas y quemadas en la “fábrica de camisas Triangle de Nueva York en 1911” y que hoy, debido a ese nefasto acontecimiento, celebramos EL DIA DE LA MUJER.

TriangleShirtFactory

Cuando hablamos del pasado, pareciera que cosas como esas no pueden ocurrir en nuestro presente, que situaciones así quedaron atrás. Nada más lejos de la verdad.

Hoy, nos enfrentamos a realidades más duras y tal vez más ignoradas. Razón por la cual, el asesinato de Marina, María José y muchas otras no puede ni debe quedar como un caso más de femicidio en el Ecuador.

Yo, así como ellas, el fin de año pasado tomé la decisión de vivir mis sueños, de realizar mi primer viaje con un grupo de amigas espectaculares, nos atrevimos a “hacer lo que quisimos” sin esperar aprobación ni bendición de nadie, decidimos utilizar nuestra visa para ser felices. Recorrimos toda la ciudad, conocimos chicos encantadores, bebimos y disfrutamos hasta el amanecer, fueron cuatro días en los cuales casi no dormimos porque son tiempos memorables, tiempos que se deben gozar sin temor de ser maltratadas, juzgadas, sometidas o asesinadas por un grupo de “enfermos” que no soportan la autoridad que tenemos sobre nuestros cuerpos.

Argentinian women killed in Ecuador

Me indigna saber, que a través de los medios “La Sociedad” sigue inculpando a las “víctimas”. Increíblemente cuando se trata de una muerte violenta a una mujer una serie de prejuicios morales las desacredita, por no cumplir con el deber de “ser mujer” lo que incluye: no viajar solas, no dejar sus casas con sus padres, no estar con personas desconocidas, no beber alcohol, en fin cosas de ese tipo.

La Psicóloga, Gabriela Galarza, en una publicación destaca lo siguiente: “Todavía vivimos en un Estado, donde no hay garantías para las mujeres, donde no tenemos condiciones de seguridad, donde nuestra vida en comunidad siempre está de alguna manera expuesta. Somos víctimas de acoso callejero, de violencia intrafamiliar, de acoso laboral y todavía hay mucho por cambiar, principalmente desde los hogares, no imponer un respeto por el hecho de ser mujer sino por el hecho de ser un ser humano igual a ti, tanto para hombres como para mujeres”

La clave de un buen inicio, en medio de una sociedad que quiere vivir coherentemente, es cambiar las enseñanzas y creencias que nacen en nuestros hogares. Pues ahí se construyen a los humanos del siglo venidero, esos niños y adolescentes que se forman desde el vientre, deben adquirir una programación diferente a la nuestra.

El trabajo pendiente que nos queda por hacer es muy amplio, no se trata de una lucha particular de las mujeres, ni de los grupos mal llamados “feministas”, se trata de una lucha de todos, donde todos tenemos algo que hacer desde nuestra casa, desde el trabajo, desde nuestro rol como lectores. Así que, no queremos un FELIZ DIA DE LA MUJER, queremos que nos cuenten que están haciendo para lograr esa equidad entre hombres y mujeres, queremos ver las acciones que debemos tomar para acabar con el femicidio. 

¿Cuántas mujeres tienen que morir para que despertemos como sociedad? ¿A cuántos momentos de desigualdad debemos someternos para ser reconocidas como seres humanos? ¿Cuántos Gobiernos tienen que pasar para que nuestros derechos sean aceptados legítimamente? ¿Cuántas lágrimas debemos derramar para dejar de ser juzgadas como el sexo débil? Y Finalmente: ¿Qué estamos haciendo hoy, este momento, este presente para construir un mundo mejor, coherente y equitativo?

Importante recalcar también, que debemos terminar con la pelea “entre nosotras y contra nosotras” para unirnos a la conciencia de las miles de mujeres que fueron silenciadas, y les aseguro que no habrá régimen, gobierno, leyes, prejuicios, creencias, tradiciones, ni enfermos que nos vuelvan a cortar las alas para volar.

NiUnaMenos

 

Artículo dedicado a la memoria de Marina Menegazo y María José Coni.


Fanny Villegas Hernández (Cuenca – Ecuador, May 22, 1981) Especialista en Gestión de Personas y escritora por pasión. Estudios superior en Recursos Humanos y Psicología. Trabaja desde hace 10 años en el Gestión de Recursos Humanos y en el asesoramiento en la búsqueda de profesionales calificados. Motiva e impulsa a las personas hacia el espíritu emprendedor y la responsabilidad personal y social. Su propósito es unir los esfuerzos de muchos visionarios a través de la escritura para generar una nueva conciencia en la sociedad. Madre de dos preadolescentes de 14 y 12 años de edad que son una fuente importante de inspiración para su vida y por los cuales quiere orientar su trabajo hacia un cambio en el sistema educativo tradicional.

RELATED POST

INSTAGRAM
KNOW US BETTER