Caminante en el inframundo

El Cajas arboles de quinoa

Me despierto de los sueños donde
camino por los caminos
pegajosos con la duda y la desconfianza.
Soles en la tierra, pensamientos
en todas las partes como moscas
agazapado en la hierba soleada.

Paralizado en este inframundo
de un millón de rutas hacia el exterior
ni un solo signo mostrando
cual camino debo escoger.
Burbujas de magma ansiosa
lava convirtiendo mi alma tierno.

Arrastrándose hacia arriba, este infierno
envenena mi garganta como
estreptococo contagioso o goteo nasal
quemando la piel roja
garra el pavo engullir
que cuelga sobre mi lengua.

Mi inframundo interior.
Mi mundo interior sin.
Ahogamiento y vuelo
ambos se sienten ingrávidos.
Agarro fragmentos de ceniza
de lo que podría haber sido.

Una fórmula para la oscuridad
se cuela en todas las mujeres.
Cada dosis es única.
Tome el mío, pueda flotar.
Tomo el tuyo, podría congelar.
Una tintura de toxinas.

Tengo el infierno dentro de mi estómago.
Corriendo hacia arriba, un grito caliente
de deseo, gula, lujuria
para los desocupados y las experiencias que faltan.
Mi inframundo saca nubes brumosas
sobre mis córneas, difuminando la realidad.

En la niebla ficticia me siento
una ausencia del presente.
Rutas como telarañas en todas las partes.
Pensamientos giran en alta velocidad.
Mis ojos ver cincuenta futuros.
Todos ellos no pueden existir.
¿o sí?


Una escritora, una maestra, una exploradora de las montañas, la persona que preguntarse todo y imaginarse todo. Kristen toma momentos en cada día para agradecer la naturaleza y la belleza de todo.

INSTAGRAM
KNOW US BETTER